Comentario del evangelio es este domingo

22 de Septiembre de 2022

En el evangelio de este domingo Jesús nos habla, por medio de una parábola, de varias cosas, que tanto hace veinte siglos como ahora, parece que no acabamos de entender de Dios:
- En la parábola aparecen dos personajes, uno muy rico, del cual no aparece su nombre, y otro muy pobre, Lázaro. En este detalle Jesús nos habla de su predilección por los pobres, por los afligidos, por los oprimidos. No es casualidad que se hable del rico y del pobre Lázaro. Dios tiene tan presente las necesidades de los pobres, de los oprimidos, que tiene el nombre de estas personas en su boca y en su mente.
¿Y nosotros, qué nombres tenemos en mente? Muchas veces, demasiadas, llenamos nuestras conversaciones de nombres de famosos y ricos, cuya vida envidiamos en muchos aspectos.
Dios no es como nosotros, y ojalá cada día nos parezcamos más a Él con el ejemplo de Jesús.
- En la parábola también aparece un tema que después de tantos siglos sigue en la mentalidad de nuestra sociedad, que sigue ligando la prosperidad de las personas con su cercanía a Dios. ¿Cuántas veces hemos pensado que los buenos van al cielo, y en mientras tanto aquí en la Tierra le va bien, y cuanto mejor les vaya es que Dios les ha cuidado más?
En esta parábola no dice esto precisamente, sino que este rico ha vivido tan ricamente porque su riqueza la ha basado en el mal trato que ha dado a otras personas, de las cuales se ha aprovechado humillándolas.
Jesús no tiene nada en contra de los ricos en sí, pero sí de la forma en la que han conseguido su riqueza. Sí está en contra de la vida egoísta, de dar más importancia al dinero que a las personas que tenemos alrededor.

Y a nosotros, ¿nos mueve más el dinero o las necesidades que vemos a nuestro alrededor? De nosotros sí depende el bienestar de quienes nos rodean. No podemos ser felices, si a nuestro alrededor hay tristeza y necesidad. Pidamos al Señor que haga de nosotros instrumentos para transformar nuestra sociedad, haciéndola más justa, más humana y más solidaria.

Comparte en redes

Comentario del evangelio es este domingo